Pasar al contenido principal
x

La Bestia

La Bestia

La bestia se incorpora de su reposo, vacilante en su interior, tras un muro que no pretende saltar: que un día será derribada por siempre.

Cerca, pero alejándose, quedan los días en que su bravura crecía sin rumbo, quebrando cada esquina, tan sólo para ojear el horizonte.

Algunas veces parece su poder no querer pelear. Algunos días, si cabe, se acurruca para contemplar tranquila su extrañeza, su marcha sin llegar a puerto.

La lluvia no le irrita, al contrario, reposa imponente en su grandeza, que en ocasiones es eclipsada por un mágico guardián sin voz ni rostro, que danza en torno a sus oídos sordos.

Un día la bestia se habrá marchado; un día, el combate acabará.

Añadir nuevo comentario

HTML Restringido

  • Etiquetas HTML permitidas: <a href hreflang> <em> <strong> <cite> <blockquote cite> <code> <ul type> <ol start type> <li> <dl> <dt> <dd> <h2 id> <h3 id> <h4 id> <h5 id> <h6 id>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.
CAPTCHA Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado. CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.